1_LOGO_COLOR_BLANCO_PNG.png

Blog 

Tendencias y gestión de la empresa tecnológica en el siglo XXI.

Lúcido

Cómo poner en marcha un proceso de digitalización del puesto de trabajo bien estructurado


Prácticamente todas las empresas han tomado conciencia de la necesidad de revisar y actualizar sus sistemas e infraestructura IT para transformar digitalmente sus negocios. Aunque las circunstancias han acelerado un cambio que se preveía completado a medio o largo plazo, las soluciones puestas en marcha de forma precipitada han evidenciado procesos sin garantías de seguridad o sin la eficiencia que hubieran logrado procesos bien planeados o estructurados. Para aquellas empresas que aún no han iniciado o no han completado este proceso, ahora es un buen momento para plantearse seriamente un plan de modernización de sus infraestructuras IT.


Pero ¿Por qué adoptar un modelo digital para el puesto de trabajo?

Los beneficios empresariales de contar con puestos de trabajo digitalizados van desde una importante reducción de costes, pasando por la flexibilidad de contar con capital humano en cualquier punto geográfico, o tener acceso a toda la información corporativa al instante. Del mismo modo, recientes estudios han evidenciado que los trabajadores se sienten más motivados y productivos ante la posibilidad de desempeñar su trabajo de forma remota y flexible, lo que convierte al escritorio virtual en un elemento diferenciador y atractivo para captar y retener el mejor talento para nuestro negocio.


¿Cuáles son los pasos a seguir para lograr un proceso de digitalización del puesto de trabajo bien estructurado?


  1. Visión conjunta. Involucrar a todos los departamentos de la compañía para que tomen conciencia de la importancia del proyecto, y al mismo tiempo que cada profesional sepa exactamente cuál es el objetivo de implementar la digitalización de su puesto de trabajo.

  2. Estrategia. Tener bien definido y estructurado un plan de modernización que aúne las necesidades de cada uno de los departamentos involucrados, su implementación y la comunicación constante de cada paso del proceso.

  3. Tecnología. Como la base principal de todo el proceso. Es necesario establecer una hoja de ruta técnica, que respalde la visión conjunta, la estrategia y los objetivos planteados.

  4. Cambios en la organización. La evolución a un ámbito completamente digital significa establecer nuevos estándares, políticas y procedimientos para guiar a los usuarios por el proceso de implementación. Si se realiza bien los implicados deben comprender los cambios que conlleva la adopción de dichas medidas.

  5. Experiencia de usuario. Un elemento realmente importante para lograr con éxito nuestra implementación. El procedimiento debe contar con un periodo de entrenamiento que permita recoger experiencias y mejorarlo en cada fase. Un buen ejercicio sería elegir un súper usuario de cada departamento involucrado que pueda actuar como primer testador.

  6. Procesos. No ser estáticos en nuestro planteamiento. Aunque no es lo ideal, es inevitable que se produzca un rediseño de los procesos en función de la evolución, la introducción de nuevas tecnologías, nuevos planteamientos y la experiencia de los usuarios.

  7. Información. Gracias a la disponibilidad de la información de forma inmediata, esta se convierte en una pieza “inteligente” que ayuda al usuario a utilizar, analizar o buscar datos que forman parte del sistema, mejorando la eficiencia y la productividad.

  8. Métricas. Informes sobre los resultados del proceso de implementación realizados por cada responsable para ofrecer información sobre el uso, la experiencia de los usuarios y la satisfacción de los empleados.

Una vez conseguida la implementación y haber evolucionado hacia un modelo de digitalización del puesto de trabajo no significa haber logrado un objetivo final o estático. Es importante ser conscientes de que la tecnología está en constante evolución y que debemos estar atentos para conseguir que nuestros procesos siempre sean aún más productivos y eficientes.


En ese sentido, es importante ir de la mano de profesionales que puedan asesorar a las compañías la mejor y más innovadora forma de lograr procesos más eficientes de digitalización de puestos de trabajo. Profesionales que conozcan a fondo las infraestructuras IT y que se impliquen con los objetivos y la visión de la empresa a la que asesoran. Contar con un partner en la gestión de los servicios de digitalización del puesto de trabajo implica contar con recursos tecnológicos que puedan llevar a cabo todo el proceso de diseño, desarrollo y gestión de un cambio vital para el funcionamiento de la compañía.


Irium tiene amplia experiencia en la puesta en marcha y gestión de proyectos de transición y digitalización del puesto de trabajo. Ofrecemos servicios gestionados que se adaptan a las específicas necesidades de cada cliente para que su proceso de modernización digital pase de ser un reto a una oportunidad real de mejorar su eficiencia y productividad.



Irium ofrece servicios de digital workplace, monitorización remota, administración de sistemas, soluciones cloud y ciberseguridad gestionada a empresas de todo el ámbito nacional, así como en México y Portugal. Trabajamos para variados sectores de actividad y actualmente contamos con más de 700 profesionales especializados en tecnología en más de 100 proyectos en todo el mundo.