1_LOGO_COLOR_BLANCO_PNG.png

Blog 

Tendencias y gestión de la empresa tecnológica en el siglo XXI.

Lúcido

¿Tus aplicaciones web son vitales para tu negocio?


¿Sabrías cómo actuar ante un ataque o vulneración de seguridad?

Las aplicaciones web representan hoy la base principal de muchas compañías, desde empresas cuyo negocio se asienta en el comercio electrónico hasta soluciones de productividad basadas en la nube o herramientas personales en teléfonos móviles.


Al mismo tiempo, la disponibilidad y el correcto funcionamiento de estas aplicaciones resulta vital para la experiencia del usuario y, consecuentemente, se convierten en objetivos vulnerables ante posibles ataques que pueden dejar a las empresas expuestas al riesgo de filtración de datos o pérdidas financieras.


Actualmente, el 24,5 por ciento del tráfico total de Internet lo generan bots maliciosos. Desafortunadamente, muchas compañías no tienen las herramientas adecuadas para diferenciar entre los bots buenos y maliciosos, por lo que es complicado interceptar aquellos ataques que pueden perjudicar sus aplicaciones web.


¿Qué son los bots buenos y cuáles son los malos?

Los bots buenos sirven a las compañías para acelerar muchos procesos que generan sus aplicaciones, tales como la recopilación de datos y que, consecuentemente, tienen una relación directa con la toma de las decisiones comerciales. Mientras que los bots maliciosos pueden robarnos los datos e interrumpir nuestro servicio, por lo que deben ser detectados y bloqueados de forma eficiente.


Sin embargo, identificarlos puede resultar una tarea compleja, ya que muchos de los nuevos tipos de bots imitan el comportamiento humano y eluden fácilmente los sistemas de seguridad.


Cuatro consejos para mantener a salvo tus aplicaciones web


  • Mantén siempre actualizados tus sistemas con los últimos parches y actualizaciones de antivirus y otras soluciones de seguridad.

  • Ejecuta regularmente un análisis de seguridad que te permita tener una visión completa de tus puntos vulnerables.

  • Aplica la seguridad API en tus sistemas. Esta se ocupa de mantener bajo control y a salvo la transferencia de datos y acceso a recursos web de terceros, sin necesidad de compartir contraseñas.

  • Y por último, pon en marcha en tu empresa un programa de formación y concienciación en materia de seguridad de todas las partes implicadas en el proceso.


Desde Irium, ponemos a tu disposición una serie de servicios WAF (Web Application Firewall) integrales que tienen como objetivo mantener la seguridad de tus aplicaciones más críticas, brindando protección avanzada que no interfiere con la agilidad y el crecimiento de tu negocio.


Te invitamos a contactar con nosotros para ayudarte a configurar la seguridad de tus aplicaciones web de forma adaptada a tu negocio.